Amazon, legislación e impuestos

By | 16 octubre, 2019
Amazon-legislacion

La tecnología avanza a pasos agigantados, sin embargo las normas en torno a ella hace que todo vaya más lento. Un ejemplo de esto es el ámbito tributario, donde las estadísticas reflejan que empresas como Amazon pagan proporcionalmente menos impuestos que empresas de otros sectores. En este sentido, se estima que hay compañías tecnológicas, que tributan hasta un 50% menos que las organizaciones tradicionales. 

En consecuencia, han surgido diversas propuestas que equilibren la balanza fiscal, pudiendo incrementar la carga fiscal para Amazon por sus actividades en Europa. Tal posibilidad ha generado todo tipo de controversias entre las empresas y gobiernos involucrados. 

Amazon y los impuestos europeos en la actualidad

Algunos expertos acusan a las empresas tecnológicas, incluida Amazon, de eludir el pago de impuestos por medio de prácticas cuestionables. En este sentido, se ha señalado que estratégicamente establecen sus centros de operaciones en países como Irlanda o Luxemburgo

Estos lugares se caracterizan por sus tasas impositivas bajas, y políticas fiscales blandas. De esta forma, optan por tributar sólo en estos países, en lugar de hacerlo en aquellos donde realizan sus ventas. Así, se prefieren pagar impuestos en las naciones mencionadas, en lugar de hacerlo en los países donde realizan las ventas. 

Por ejemplo, gravan las actividades de lugares como Francia o Reino Unido donde sus ventas superan los dos millones de euros, en Irlanda. Esto, con el único propósito de pagar la menor cantidad de impuestos posible.

Esto supone un problema para los países de la región, porque está ocasionando el deterioro de la base imponible. En consecuencia, perciben menos tributos de los que corresponden en base a las actividades realizadas en su territorio. 

Cambios tributarios que podrían afectar a Amazon

En respuestas a los planteamientos formulados por las naciones señaladas, la Comisión Europea, ha presentado dos propuestas que esperan superar la brecha actual. Asimismo, otros entes han desarrollado planteamientos propios. En todos los casos, se promueve un marco regulatorio que fije nuevos impuestos dirigidos específicamente a las grandes empresas digitales que operan en Europa. 

Impuesto Digital

Este se corresponde al primer planteamiento de la Comisión Europea, el cual cuenta con el respaldo de diversos países. Por ejemplo, Francia ya ha iniciado los preparativos para su aplicación. Aunque también suma detractores manifiestos, tales como Luxemburgo, Holanda e Irlanda.

La entrada de este arancel en vigencia, contemplaría un aporte del 3% sobre las ganancias generadas dentro de la Unión Europea. Esto siempre que los ingresos en la región excedan los 50 millones, y a nivel global superen los 750 millones. Desde luego, esto impactaría las actividades realizadas por Amazon en Europa.

Reforma tributaria profunda

En cuanto al segundo planteamiento de la Comisión, se tiene una solución del problema con miras a un plazo de medio a largo. En líneas generales, se propone modificaciones profundas en el marco normativo, a fin de igualar la proporción de impuestos pagados por las empresas digitales. 

Concretamente, se propone que los ingresos percibidos por las compañias en cuestión se graven y registren en el territorio donde se generan. Esto, al margen de la ubicación física que mantenga la empresa. 

Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales

Esta tercera alternativa, es extensiva únicamente al marco legal español, y llega de la mano del PSOE. Su propósito es el de gravar las operaciones del sector digital que actualmente no tributan. 

En líneas generales aborda puntos similares a las propuestas realizadas por el órgano europeo. Además, si bien ha sido bautizada como la tasa Google, impactaría directamente el desembolso fiscal de Amazon en España.  

Consecuencias de un nuevo impuesto al sector tecnológico

No hay lugar a dudas, la caja de pandora se ha abierto, y la polémica promete continuar tanto si estas propuestas tributarias se vuelven realidad como si no. Pues, así lo evidencian las muchas reacciones hacia Francia, que se convertirá en el primer país en introducir este tipo de arancel

Pues, el anuncio no sólo ha causado malestar en Estados Unidos, país originario de  los principales gigantes tecnológicos afectados por este tipo de medida. Además, según declaraciones de Amazon, las cargas terminarán por caer sobre sus colaboradores locales. 

En consecuencia, las pequeñas y medianas empresas tecnológicas continuarán llevando la mayor parte del peso tributario. No obstante, aún el tema está en la palestra. No pocos expertos trabajan en el desarrollo de una solución que distribuya las cargas impositivas justamente entre los protagonistas del sector tecnológico.